Cuantos más y más diversos, mejor y con más garantías

Artículo de opinión

Hoy El Correo ha publicado en su página web una noticia acerca de la tensa discusión que tuvo lugar ayer jueves en el Parlamento Vasco durante el debate de una moción sobre los sucesos del 3 de marzo de 1976 en Vitoria. Aquel día de hace 40 años cinco trabajadores murieron en la carga policial contra una asamblea laboral. La sesión concluyó con la decisión de los representantes de PP de abandonarla y con la expulsión de la cámara del parlamentario de UPyD Gorka Maneiro.

No soy votante ni simpatizante de UPyD. Nunca lo he sido y todo indica que es poco probable que lo sea en el futuro. El auge de Ciudadanos unido, supongo, a otras razones que desconozco, ha relegado a la formación magenta a un papel casi testimonial en la escena política actual. Sin embargo, tras leer la noticia, me he imaginado a Maneiro abandonando la cámara, sólo, un tanto marginado, y, que quieres que te diga, me ha parecido una estampa un poco injusta.

Me ha venido a la cabeza la retirada de UPyD del ‘caso Bankia’ y de todos los procesos judiciales contra la corrupción y el fraude en España en los que participaba como acusación tras sus desastrosos resultados electorales en las elecciones municipales y autonómicas de mayo de 2015. He recordado también el denominado ‘caso Noticias’, en el que el ex director de comunicación del lehendakari, Iñaki Bernardo, declaró en febrero como investigado (antes imputado) por la presunta contratación de una serie de campañas de publicidad insertadas en medios afines al PNV haciéndolas pasar por noticias. Este caso salió a la luz a raíz de la denuncia presentada por Maneiro, único diputado de UPyD en la cámara vasca. Y, tras un rato recordando, he llegado a la conclusión de que Gorka debería haberse quedado dentro. Gorka, todas y todos. Os quedáis y os ponéis de acuerdo…y con garantías…pero no las vuestras, sino las nuestras.

Hace poco oí ésta palabra, ‘garantías’, por primera vez en la escena política española…y también me trajo recuerdos. He de decir que no ha sido hasta mi vuelta a Bilbao que he seguido más de cerca la actualidad política vasca y española, así que lo mismo se ha estado hablando de garantías en todos y cada uno de los debates de investidura de la historia de la democracia. Humildemente, admito que nunca antes me había tragado uno e incluso no me saldría a la primera el nombre del anterior Presidente del Congreso. A pesar de esto, creo que tengo buena memoria. Y ésta palabra me ha hecho viajar en el tiempo a Bruselas, a la época en la que trabajaba para una organización cuya misión, entre otras, era supervisar la implementación de la Convención de Naciones Unidas sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad en los países europeos que, previamente, la habían ratificado. Y yo me preguntaba; ¿si un país ratifica un acuerdo voluntariamente, por qué luego no lo cumple? ¿No está obligado por ley? ¿Por qué, en el caso español, hay una sentencia del Tribunal Constitucional de 2014 que niega el derecho de un niño con autismo a escolarizarse en un colegio ordinario con los apoyos necesarios si la educación inclusiva está reconocida por ley, la Constitución y la Convención de la ONU ratificada por España?

De nada sirve que un acuerdo se ratifique, si luego no hay garantías de que se implemente” me dijo un día mi ex jefa.

Y es que el reconocimiento del derecho a la educación, al trabajo, a la vivienda, a que presuntamente no nos roben no ha evitado que éstos se sigan vulnerando e incumpliendo así que diputadas y diputados, menos derechos firmados y más derechos garantizados. Estén ustedes todas y todos presentes porque cuantos más y más distintos mejor, porque no hay mayor ni mejor garantía que una mirada diferente apuntando directamente a un cogote ajeno. Prácticamente, casi todos los días se destapan casos de corrupción en los medios, hay una infanta declarando en el banquillo, el precio del petróleo ha descendido y hace tiempo que no se habla de recortes ni desahucios. ¿Casualidad? ¿Oportunismo? ¿Conveniencia? No lo sé, yo prefiero pensar que es la diversidad la que está marcando la diferencia.

Advertisements

2 thoughts on “Cuantos más y más diversos, mejor y con más garantías”

  1. Estoy de acuerdo con mi amiga Miren, y eso que, como ella, jamás he simpatizado ni simpatizaré con Gorka Maneiro ni con el partido que él representa. Pero reconozco que estoy a favor de cualquier político que denuncie y saque a la luz cualquier tipo de corrupción o injusticia, que quiera aierear lo que otros silencian porque es sucio, ilegal o perjudicial para el resto de la ciudadanía … Y retitrarle/expulsarle es una manera de perder oportunidades de que alguien lo haga. La pluralidad es buena y ya es hora de que la gente se entere …

    Enhorabuena por el artículo, Miren … correcto, concreto, informativo e ilustrativo ;-).

    Like

Leave your comment here

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: